Cómo influye la luz en el color

¿Puede la luz afectar la manera en la que percibimos los colores de un espacio?


Comparte
pinterest
Instagram


 

Existe un factor importante de percepción que interviene a la hora de renovar los espacios de nuestro hogar, oficina o negocio y que normalmente pasamos por alto, pero sin duda, conocerlo puede marcar una gran diferencia para conseguir un resultado increíble.

La luz influye directamente sobre los colores y la manera en la que los percibimos. La luz es fascinante, y su uso adecuado en conjunto con los colores seleccionados, te permitirá crear diversos ambientes que produzcan distintas sensaciones y emociones, todo esto dependiendo del color, la intensidad y la ubicación de la fuente de luz.

La luz se manifiesta de muchas maneras: puede ser natural, artificial, intensa, suave, directa, difusa, cálida, fría, acogedora… La luz comunica, transforma y estimula. De acuerdo con el tipo de luz y espacio, podremos percibir un mismo color más claro o más obscuro, más brillante o más opaco, y ese efecto no solo influye en el tono sino también en el acabado de la pintura, es por ello que, a continuación, te damos algunos tips y sugerencias importantes que te recomendamos considerar al momento de elegir los colores y el acabado de la pintura, de acuerdo con el tipo de espacio que deseas renovar y al tipo de luz natural o artificial.

Luz natural

No solo influye la manera en la que entra la luz natural en la estancia, sino también la cantidad que entra y la dimensión del espacio en el que entra. No es lo mismo tener grandes ventanas, que una ventana pequeña o espacios sin ventana alguna, y tampoco es lo mismo espacios con dimensiones más amplias o más pequeñas. De esta manera, recomendamos utilizar los colores oscuros para espacios grandes y con luminosidad, ya sea pintando solo una parte para enfocar la atención en un punto, o estancias completas. Por el contrario, para espacios pequeños lo ideal es utilizar tonos claros que generen mayor sensación de amplitud.

Espacios con mucha luz

Para espacios en donde hay muchas ventanas que permiten la entrada de gran cantidad de luz, te recomendamos utilizar pinturas con acabado mate, este acabado permite esconder ciertas imperfecciones. En este tipo de espacios podrás elegir las tonalidades que quieras:

- Colores cálidos: rojos, rosas, naranjas y amarilos. Estos crearán un ambiente divertido y cómodo.
- Colores fríos: azules, verdes, morados y violetas, estos colores sobre todo, permitirán contrarrestar la intensidad de la luz creando ambientes más frescos y relajantes.

Conoce aquí (https://www.comex.com.mx/solucionescolor/rueda-emociones) un poco más sobre la psicología del color y cómo afectan a nuestras emociones.

Espacios con luz media

Las pinturas de acabado brillante son ideales para crear mayor sensación de amplitud en un espacio pequeño gracias al reflejo de la luz, pues con los reflejos y destellos que producen conseguirán hacer más amplia y elegante tu estancia. Para estos espacios puedes utilizar colores cálidos como los amarillos, cremas y ocres, o azules en tonos pastel.

Espacios con poca luz

Para contrarrestar la falta de luz lo ideal es combinar colores neutros que permitan reflejar la poca luz generando una gran luminosidad y darán a tu espacio una sensación muy acogedora. Te recomendamos utilizar pinturas con acabado semi mate.

Espacios exteriores

Para estos espacios en los que la luz natural incide de manera directa, te recomendamos aplicar recubrimientos con texturas, la luz resaltará los relieves, haciéndolos agradables visualmente. Puedes utilizar colores claros o intensos, ya sean fríos o cálidos, para que por la tarde la fachada no se perciba demasiado oscura.

Conoce más aquí (https://www.comex.com.mx/solucionescolor/proyecto3c) sobre los tipos de combinaciones de colores de acuerdo con la herramienta Combina 3C.

Luz artificial

Otro de los factores que influye en la percepción del color es el tipo de luz artificial que utilices en los espacios interiores. La luz de nuestro hogar, oficina o negocio irá cambiando conforme pasa el día, si tenemos una luz amarillenta, como la tradicional incandescente, el color de las paredes se verá más cálido, mientras que con las lámparas fluorescentes de color blanco o azul, la tonalidad elegida se verá más fría. La luz permitirá destacar o disimular, permitirá dirigir nuestra atención hacia un lugar específico, también permitirá activarnos o relajarnos incluso podrá crear ambientes tensos, seguros o cómodos.

Estos son algunos efectos generales de la luz y el color, recuerda que cada espacio es diferente, y cada persona también, por ello elige los colores y luces que mejor te hagan sentir y aquellos que le den el toque perfecto que deseas para tu espacio.

65 años comex
65 años comex