Wabi Sabi

Decora tu hogar con esta filosofía estética donde la imperfección es belleza. ¡atrévete!


Comparte
pinterest
Instagram

Inspirada en el ciclo natural y en la decadencia inherente de la vida, esta expresión decorativa tiene su origen entre los siglos XIII y XV, en Japón. “Wabi” significa armonía y equilibrio, mientras “Sabi”, lo degradado y arcaico, al unirse crean el arte de la imperfección. Más que una tendencia, Wabi Sabi es un estado de ánimo que refleja atmósferas sencillas y puras. Una forma de vivir y de percibir el mundo, donde queda de lado lo perfecto para poder apreciar la belleza de lo incompleto o gastado.

Los 5 esenciales

1. MOBILIARIO SIMPLE

Opta por muebles hechos a mano y objetos simples, incluso desgastados, que transmitan el paso del tiempo. Acude a bazares o tiendas de antigüedades, y apuesta por adornos artesanales y composiciones básicas.

2. RECICLA Y REUTILIZA

Aquello que piensas inservible puede ser el toque decorativo perfecto. Una taza o jarrón del siglo antepasado, un marco o portarretratos de los bisabuelos, vajillas agrietadas y descascarilladas para celebrar sus imperfecciones.

3. ILUMINACIÓN CÁLIDA

Busca que predomine la luz natural de la ventana, y combínala con visillos o cortinas de texturas ligeras que posean cierta transparencia. Si prefieres lámparas, escoge bombillas colgantes sencillas.

4. ESPACIOS NEUTROS

Usa tonos tierra, blancos, arenas, gris piedra, verde olivo y azul turquesa para lograr atemporalidad y confort. Elimina los colores llamativos así reinará la pureza de los materiales y no lo artificial.

5. ORDEN PERFECTO

Lograrás la simpleza de este estilo con un acomodo basado en el equilibrio de elementos. Huye de las simetrías, céntrate en lo esencial y evita recargar tu hogar con detalles innecesarios. Designa lugares para guardar tus cosas y así tendrás espacios más vacíos. Con muy poco obtendrás armonía.

Materiales

Madera: material que conecta con la naturaleza por su calidez y encanto simple. Utiliza muebles viejos, puertas, mesas, escritorios y sillas, o la técnica del decapado, que consiste en lijar y pintar para un toque envejecido.

Piedra: este material puede estar presente en tu casa como adorno o tan funcional como un lavabo. Aporta a tus espacios la sensación de sencillez. Cerámica: nada mejor que mostrar la belleza y lo auténtico de la imperfección como la cerámica hecha a mano. Úsala en platos, floreros, tazas y cualquier otro objeto.

Textiles y fibras: opta por telas naturales y orgánicas como el algodón, lino, lana y fibras. Decora tus pisos con tapetes de estos materiales, e incluso tus paredes para dar un toque de época.