Cálidos y fríos

Cálidos y fríos

Los colores provocan sensaciones directamente relacionadas con la percepción humana, por tal motivo, la división entre cálidos y fríos es de acuerdo a la apreciación que se tiene de los colores,  para crear con ellos un ambiente cálido y atrayente o tranquilo y relajante.

Así, los cálidos son todos aquellos que van del rojo al amarillo, mientras que los fríos, son los tonos que van del azul al verde y del azul a diversos matices de violeta.

 

Cálidos que invitan al confort

Desde la espontaneidad del naranja, la luminosidad del amarillo, el poder del rojo y la calidez de los tonos terracota, la familia de colores cálidos invita a la hospitalidad y a la  cercanía en cada ambiente.
La mezcla entre rojo, naranja y amarillo, brinda un espacio estimulante, íntimo, amigable y lleno de riqueza.

Cálido
En sus tonalidades más claras, sugieren delicadeza y suavidad.
   

Fríos que inspiran renovación

Los colores fríos traen consigo calma, tranquilidad y renovación. Su esencia está inspirada en el color azul y todos los matices de éste, que van desde la frescura del verde y los tonos turquesa, hasta diversos matices del violeta, entre ellos el lila.

Fríos

Apacibles y serenos o llenos de una frescura inspirada en el verde de la naturaleza, los colores fríos crean espacios aptos para la relajación y el descanso.   

¿Cálidos y fríos son compatibles? [+]

 


Facebook twitter Youtube

Advertencia de Compatibilidad
Este sitio esta optimizado para los siguientes navegadores:

Visitar este sitio en cualquier otro navegador puede arrojar
resultados inesperados. Recomendamos descargar alguna
de las versiones arriba mencionadas.
No volver a mostrar este mensaje.